Desde hace 15 años aproximadamente he oído hablar de un cantante. No con una gran voz, pero si con un sello marcado, una imagen personal inconfundible y encima con sentido. “El Sting Europeo” se le llamaba…un insulto musicalmente hablando para Sting, pero era más que nada para posicionar en la mente de los jóvenes de la época